love2Un día como hoy, hace dos años, pudimos ponerle un nombre a las manifestaciones clínicas de nuestro hijo Tomás; eso que nos desvelaba, que no encontrábamos respuestas. Un día como hoy, del 2013, dejamos atrás las incertidumbres, aquietamos los miedos, y comenzamos un nuevo camino, con mucha ilusión y esperanza. Poder ponerle nombre a las cosas aliviana, ¡no saben cuánto!.
Pero, la realidad es que hoy en día hay miles de personas en el mundo que aguardan un diagnóstico, mientras van probando distintas medicaciones sin certeza de que les vaya a resultar. Hay médicos que se desvelan por sus pacientes sin poder dar en la tecla con lo que tienen, frustrándose ante la mirada desesperante de los familiares.
Nosotros hoy celebramos que gracias al Dr. Marcelo Di Blasi -neurólogo infantil- que mientras aguardaba ver al Dr. Campistol en Barcelona, se topó con una revista médica que hablaba del Glut 1 y se le vino a la mente Tomás. Celebramos que el Doctor haya vuelto a la Argentina y nos haya pedido el correspondiente estudio, con mucha cautela, sin darnos excesivas esperanzas, pero también confiado de que después de 10 años podíamos ponerle un nombre al diagnóstico de nuestro hijo.
Porque después de todo, Tomás es el que batalló una década, soportando terapias, medicaciones que no sirvieron y luchando con su cuerpo y su cabeza que siempre quisieron más.
Hoy celebramos, pero también pedimos por todas aquellas personas que aguardan un diagnóstico para que lo encuentren, que el Dios en el que crean los acompañe.

Anuncios